Ulises, un alma en el mar

Ulises (@ulises89__) es un joven de 31 años del sur de Tenerife. Muchos lo conocemos por sus espectaculares imágenes del fondo marino de la isla. Desde pequeño siempre sintió atracción por la naturaleza y los animales, sobre todo aquellos que viven bajo el agua, aunque en un primer momento esa atracción se resumía a libros y cromos.

Cuando volvió a Tenerife hace unos años, Ulises no tenía trabajo y había perdido el contacto con practicamente todas sus amistades, por ello, dedicó gran parte de su tiempo a coger un libro, irse a la playa sentarse allí a leer, «era lo único que me apetecía hacer», nos cuenta.

Con esta rutina, era de esperar que el mar le susurrara y así fue, un día decidió coger unas gafas y unas aletas y se sumergió. Estuvo visitando un grupo de tortugas casi a diario durante mucho tiempo, lo que le ayudó a perder el miedo a estar solo dentro del agua. Para él fue sin duda la mejor terapia que pudo tener en aquel momento. Sentirse solo y desubicado en aquella época de su vida, como si no existiese hueco para él en el exterior, le llevó a aprender del mar grandes lecciones, como la importancia de todo lo que le rodea, desde lo más pequeño a lo más grande, sentirse tan pequeño en el azul hizo que la mayoría de sus preocupaciones se esfumasen. Sin duda, a Ulises el mar le cambió la vida.

Al experimentar todo esto, no lo dudó, quería compartir y acercar el mar a la gente, por ello empezó a publicar fotografías y vídeos de sus visitar al interior del Atlántico.

Cuando llegó la pandemia de la COVID-19 y con ella el confinamiento, las visitas al mar tuvieron que esperar, sin embargo Ulises comenzó a dibujar pedacitos de ese mar que tanto le gusta, fue una forma de tenerlo presente cuando no podía tocarlo, comenta. Actualmente y con poco tiempo libre, ya no dibuja tanto como le gustaría pero de vez en cuando sale su vena artística y nos encandila en sus redes con sus ilustraciones acuáticas.

Ahora, en su tiempo libre va al mar con la cámara en mano en busca de animales y paisajes nuevos. Otras veces va simplemente para relajarse o con una red para recoger basura.

Desde hace tiempo, también se ha dedicado a limpiar las costas y durante la cuarentena conoció más gente implicada con el medio ambiente, por ello trasladó sus limpiezas al agua, donde recoge restos de basura en sus inmersiones. «Siempre he tenido la sensación que al llevarme basura, el mar me regala encuentros con animales increíbles, por lo que estoy eternamente agradecido».

Ulises espera que algún día todo el mundo valore nuestras aguas tanto como se merecen, «son el tesoro más grande que tenemos». Y eso es lo que él intenta transmitir en sus redes sociales; amor y respeto al mar.

+ posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *